Los Paseos fuente fundamental de la salud de nuestros perros.

Imagen

 

FOTO: Juan Narváez

Los paseos son fundamentales para la salud física y psicológica del perro. Pero los dueños, además, pueden aprovechar ese momento para relajarse, estrechar lazos de amistad, jugar con el can y hacer ejercicio. Para conseguirlo, es importante enseñar al perro a caminar con correarecoger los excrementosescoger la mejor hora para el paseo, saber la importancia de educar al perro para pasear y encajar la agenda con sus necesidades. En este artículo se explican estas cinco claves y se destacan también los problemas que pueden surgir al pasear con el perro.

Clave 1: enseñar al perro a caminar con correa

Un perro que sepa caminar con la correa por la calle convertirá los paseos con sus dueños en momentos de relajo y disfrute, en lugar de un motivo de estrés. Por ello, es importante educar y enseñar al perro desde cachorro a caminar de manera correcta con sus dueños por la calle.

Por su parte, las diferentes leyes autonómicas y municipales obligan a los dueños de perros a llevarlos sujetos con correa por la vía pública. Respetar esta pauta es una de las claves que se deben tener en cuenta para disfrutar de las caminatas al aire libre con el can. Además, hay que ser siempre tolerantes con quienes tienen miedo a los animales o no les gustan.

Clave 2: recoger los excrementos del can

Las bolsas para recoger los excrementos del perro no deben faltar en el momento del paseo. De nuestro civismo depende la opinión de otras personas sobre los perros y sus dueños. La vía pública debe quedar limpia tras el paso de nuestro animal. De esta manera, asimismo, evitaremos accidentes a los viandantes y no colaboraremos en que la calle esté sucia y se convierta en un foco de bacterias.

Los ayuntamientos aprueban normas (ordenanzas) para mantener sus ciudades limpias. Estas normas de limpieza viaria y gestión de residuos incluyen sanciones para los dueños que no recogen los excrementos de sus perros de la calle.

Clave 3: escoger la mejor hora para el paseo

Los perros deben pasear tres veces al día. Lo idóneo es repartir las salidas entre la mañana, la tarde y la noche. Sin embargo, hay momentos más indicados para pasear con nuestro amigo: por la mañana temprano y tras las horas de descanso, para estirar los músculos; después de comer, para favorecer una buena digestión (con un margen de unos 20 minutos tras la comida); así como al final del día -antes de dormir-, para ir relajados a la cama.

La época del año en que nos encontremos también es importante. En verano es preferible evitar el paseo durante las horas más calurosas, mientras que en invierno hay que hacer lo contrario: aprovechar las horas de más sol.

En cualquier caso, y con las precauciones mencionadas, los paseos largos serán un regalo para el perro. Está en su naturaleza corretear, olisquear y caminar con libertad. Por ello, siempre que sea posible, hay que hacer una escapada a zonas tranquilas y solitarias. El sitio apropiado es el campo o la montaña, donde poder dejar que el perro retoce. Hay que tener en cuenta que ciertas razas caninas necesitan paseos más largos para mantenerse en forma. Un dueño responsable debe cubrir las necesidades de su perro en este sentido.

Clave 4: la importancia de educar al perro para pasear

El animal debe estar bien educado para que acuda a la llamada de sus dueños, no se escape y no se pelee con otros perros. Cuando un perro se encuentra con otros animales, es habitual que se produzcan conflictos, casi siempre, debidos a su sentido de la territorialidad.

Estas peleas son peligrosas porque pueden provocar heridas de gravedad. Por ello, el perro siempre debe estar supervisado durante el paseo por los dueños. Aunque el perro sea obediente y tranquilo con las personas, puede mostrarse agresivo frente a otros animales.

Clave 5: encajar la agenda con las necesidades del perro

Un aspecto fundamental antes de adoptar o de acoger un perro es calcular la cantidad de tiempo del que se dispone. Si se cuenta con una agenda muy apretada, puede ser mejor no tener un perro en casa. Los paseadores y cuidadores profesionales de animales también pueden ayudar. En cualquier caso, el bienestar del perro depende del tiempo que sus dueños tengan para cuidarle. Y una de las actividades a la que hay que dedicar más tiempo son los paseos.

Problemas que pueden surgir al pasear con el perro

La descoordinación con el perro en el momento de pasear y los tirones de la correa pueden convertir el paseo con el can en una carrera de obstáculos, que impida disfrutar tanto al dueño como al animal del paseo.

El perro que pasea por la calle necesita oler y orinar con tranquilidad. Cuando un perro pasea, además de hacer sus necesidades, practica un ritual que consiste en dejar feromonas olfativas para otros congéneres, al tiempo que capta las de los demás. Los tirones de la correa por parte del dueño generan en el perro nerviosismo y ansiedad que, a su vez, se traducen en más tirones por parte del can.

En cualquier caso, los pasos del dueño y del perro deben estar coordinados. Los dueños son quienes dirigen al perro y no al contrario. Cuando la hora del paseo deja de ser un momento lúdico y agradable, hay que plantearse la posibilidad de acudir a un educador canino para que nos enseñe cómo debemos pasear con el perro.

Consejos

  • No plantear el paseo con el perro como una obligación, sino como un momento de relajo y disfrute.
  • Hay que pasear al perro tres veces al día. Lo apropiado es hacerlo por la mañana, por la tarde y por la noche, una media de 20 minutos en cada salida.
  • El perro debe ir sujeto con la correa. Es recomendable hacer escapadas al campo donde el can pueda disfrutar en libertad.
  • Si la hora del paseo con el perro se convierte en un momento de estrés, enfados y tirones con la correa, es momento de plantearse acudir a un educador canino, que ayude a corregir el problema.

FUENTE: Consumer.es

Anuncios

Juegos con el perro sin salir de casa

Una sencilla caja de cartón o el juego del escondite en versión canina pueden convertirse en divertidas propuestas para compartir con el perro en el hogar.

Los juegos con el perro no tienen por qué restringirse a los momentos del paseo al aire libre. Divertirse en casa con el can es una forma sana de estimular la actividad mental de nuestro amigo y de estrechar la relación con él. En este artículo se explica cómo jugar en casa con el perro tiene numerosos beneficios para el can. ¿Sabía que una caja de cartón puede ser un gran juguete para el perro en casa? Se puede transformar en un juguete canino y unirse así a otras propuestas lúdicas, como el juego del escondite o el “tira y agarra“.

Jugar en casa con el perro: beneficios para el can

Jugar, como ocurre en el caso de las personas, estimula la actividad mental del perro. Pero las acciones lúdicas son también una forma de que el can se sienta más feliz a nuestro lado y, por todo ello, los momentos de esparcimiento no tienen por qué limitarse a los momentos de paseos al aire libre. En casa también podemos jugar, y divertirnos mucho, con nuestro amigo de cuatro patas.

El aburrimiento del can se relaciona con algunos problemas de comportamiento del animal, como ladridos excesivos o destrozos de mobiliario. No es extraño que un perro que carece de estímulos en casa padezca ansiedad o, incluso, algunos tipos de depresión. Las propuestas de juego en el hogar pueden ayudar a combatir el aburrimiento del perro.

Una caja de cartón puede ser un gran juguete para el perro

Las alternativas de esparcimiento en casa son numerosas. Conviene tener en cuenta que cualquier objeto o propuesta con el perro en el hogar puede convertirse en una actividad divertida si se hace con cariño y se tienen ganas de pasarlo bien con nuestro can. El único límite es nuestra imaginación.

Una sencilla caja de cartón puede transformarse en un interesante objeto lúdico para compartir con el perro. El tamaño de la caja marca las posibilidades de juego, que se amplían si su tamaño es suficiente como para que el animal quepa en su interior.

Las numerosas posibilidades que ofrece el envoltorio de cartón no son nuevas. La prestigiosa publicación científica ‘Journal of Experimental Analysis of Behavior’ ya recogía en 1969 un amplio estudio acerca de las bondades de este sencillo objeto para adiestrar o mostrar pautas de comportamiento al perro.

La revista aseguraba ya entonces que una sencilla caja estimula las capacidades mentales y psicológicas del animal: el perro puede saltar dentro, es susceptible de convertirse en un escondite para sus juguetes y se transforma en un refugio para el animal.

Transformar la caja de cartón en un juguete canino

No todos los perros se sienten atraídos en un primer momento por una caja de cartón. En estos casos, es útil contar con un estímulo adicional para seducir al animal. El clicker puede ser un interesante reclamo en estos casos. Este es una cajita de plástico con una lámina metálica en su interior, que emite un sonido al presionarla con el dedo y se utiliza para el adiestramiento canino.

La iniciativa de juegos alrededor de la caja de cartón no tiene por qué proceder siempre de nosotros. El perro también puede realizar sus propias propuestas de esparcimiento. En estos casos, conviene premiar a nuestro amigo de cuatro patas con caricias, palabras de ánimo, e incluso, aplausos. Así se refuerzan de forma positiva sus iniciativas de juego.

Esconder juguetes en la caja o premios comestibles (sin abusar de estos últimos, para evitar el sobrepeso del perro) son otra forma de animar el juego con el perro en torno a una caja de cartón.

El juego del escondite con el perro

Esconder el juguete favorito del perro en algún rincón de la casa, o en la caja de cartón, puede ser el principio de un entretenido y saludable juego del escondite. El ruido del clicker, un silbido o una llamada que el animal reconozca sirve para avisar a nuestro amigo de que el juego ha comenzado.

“Tira y agarra”, intentar quitar objetos al perro

El perro tiene el impulso natural de agarrar objetos y mantenerlos en su poder. Esta afición canina puede aprovecharse para jugar con el animal y pasar ratos inolvidables en su compañía. Encuentre un juguete suave que no lastime la dentadura del perro, déjeselo y trate luego de quitársleo. Asegúrese de que no tira con demasiada fuerza del mismo.

Consejos para jugar con el perro en casa

  • Recuerde que el juego estimula la actividad mental del perro y es una forma de que el can se sienta más feliz a nuestro lado.

  • Cualquier objeto o propuesta con el perro en el hogar puede convertirse en una actividad divertida si se hace con cariño y se tienen ganas de pasarlo bien con nuestro can.

  • Jugar con una sencilla caja de cartón puede estimular las capacidades mentales y psicológicas del animal: el perro salta dentro y es susceptible de convertirse en un escondite para sus juguetes o de transformarse en un refugio para el animal.

  • Cuando el perro proponga un juego conviene premiarle con caricias, palabras de ánimo, e incluso, aplausos.

  • Esconder el juguete favorito de su perro en algún rincón de la casa puede ser el principio de un entretenido y saludable juego del escondite con el can.

FUENTE: www.consumer.es

Masajes para mi perro: cómo hacerlo en casa

Realizar un masaje al perro en casa puede ser una buena forma de ayudar a un animal nervioso y de estrechar la relación con la mascota de forma saludable.

Para el perro, como para las personas, recibir un masaje puede ser una experiencia relajante. Manipular el cuerpo de la forma adecuada proporciona al can beneficios para su sistema circulatorio, mientras que puede aliviar ciertos dolores musculares molestos. Realizar un masaje en casa a su mascota favorecerá, además, que aumente la confianza en usted.

El masaje en el perro: beneficios

Manipular con precaución el cuerpo de nuestro perro puede ser una experiencia realmente agradable para la mascota. Un masaje ayuda al animal a sentirse más tranquilo y a liberarse de la ansiedad que experimenta en momentos delicados de su vida, como puede ser la dura etapa de la gestación canina.

Los masajes terapéuticos profesionales son cada vez más frecuentes para tratar determinados tipos de nerviosismo que padecen algunas mascotas. Incluso es habitual recurrir a ellos como tratamiento para corregir conductas agresivas, poco deseables en nuestros perros. En estas situaciones, conviene acudir a una clínica especializada en masajes para mascotas o bien consultar el caso concreto con su veterinario habitual.

“La manipulación del cuerpo de la mascota a través de la técnica del masaje es beneficiosa, asimismo, para mejorar la flexibilidad de los músculos del perro, algo que puede resultar especialmente beneficioso para los perros deportistas”, añaden desde la escuela especializada en masaje animal de Northwest, en EE.UU. Esta escuela se ha centrado en formar estudiantes expertos en el masaje a dos tipos de animales: perros y caballos.

Encontrar el sitio apropiado en casa para el masaje de la mascota

Los masajes a su mascota, sin embargo, no tienen por qué limitarse a los tratamientos profesionales. En casa, el propio dueño puede proporcionar sencillas y agradables sesiones a su mascota, una grata experiencia que, además, puede ayudar a estrechar la relación con su perro.

Encontrar el sitio apropiado para realizar el masaje es esencial cuando se pretende que el animal se relaje.Localizar un sitio firme, tranquilo, y cubrirlo con una colchoneta resultará muy reconfortante para su amigo. Los canes de tallas reducidas pueden no requerir un espacio especial si se es capaz de mantenerlos, tranquilos y sin forzarlos, en el regazo. Usted mismo se convertirá en la “camilla de masaje” idónea para su pequeño amigo.

Un tono de voz suave, las caricias y las palabras de cariño favorecerán que el animal experimente el masaje como una vivencia agradable. Este aspecto es especialmente relevante cuando se pretende convertirlo en una práctica habitual, divertida y satisfactoria, tanto para su perro como para usted.

Masaje canino: cuello y base de las patas

Puede comenzar el masaje si manipula con cuidado la zona del pescuezo del perro, con una suave presión al alcanzar la columna vertebral del animal. A los perros les proporcionan especial confianza los movimientos circulares en la base de las orejas.

Puede acompañar estos movimientos con caricias sobre el cráneo y la base de las patas del animal, y con palabras amables. Si nota que su perro se relaja, e incluso que deja caer la cabeza hacia delante, no lo dude: habrá acertado con los movimientos y su mascota se lo agradece.

Utilizar la palma de la mano abierta para manipular la zona de la cabeza, con movimientos circulares, es otra buena alternativa.

Manipular con suavidad la zona de la columna

Recorrer con los dedos la trayectoria natural de la columna vertebral del perro puede proporcionar a su mascota una agradable sensación de tranquilidad, mientras que le ayudará a relajarse.

Coloque el dedo índice y el dedo pulgar a cada lado de la columna y explore las vértebras hasta alcanzar la base de la cola de su mascota, con cuidado de no ejercer una presión excesiva. Esta zona, como ocurre en el cuerpo de las personas, es delicada.

Consejos

  • Recuerde que el masaje puede ayudar a su perro a sentirse más tranquilo y a liberarse de la posible ansiedad experimentada en ciertos momentos delicados de su vida, como en la dura etapa de la gestación canina.

  • La manipulación del cuerpo de la mascota a través de la técnica del masaje es beneficiosa para mejorar la flexibilidad de los músculos de los perros deportistas.

  • El masaje casero puede mejorar el sistema circulatorio de su perro y aliviar ciertos molestos dolores musculares de forma sencilla.

  • Encontrar el sitio apropiado para realizar un masaje a su peludo amigo es esencial, si quiere que el animal se relaje.

  • Localizar un sitio firme y tranquilo, y cubrirlo con una colchoneta, resulta muy reconfortante para su mascota.

  • Si su perro es de talla reducida, su regazo será la superficie de masaje idónea para su pequeño amigo.

Imagen

 

FUENTE: consumer.es y ronroneosymordiscos.com

El perro, el mejor oído de un niño sordo

El perro no sólo es el mejor amigo del hombre, también ha sido la visión para muchas personas ciegas y ahora el oído para niños sordos.

En el Reino Unido se está aplicando una revolucionaria terapia de acompañamiento de niños sordos con perros entrenados para detectar sonidos, peligros y para mejorar la interacción social de los menores.

Se les conoce como los hearing dogs o perros señal. Después del olfato, el oído es el sentido más desarrollado de los caninos. Posee unos pabellones auditivos muy grandes y una gran capacidad de orientación para buscar el origen de un sonido aunque sea distante.

La novedosa terapia podría transformar la vida de muchos niños, no sólo porque sería un apoyo para sus problemas auditivos, sino porque las mascotas les brindan compañía, confianza e independencia.

 

FUENTE: BBC Mundo

Según un estudio de la fundación Hearing Dogs for Deaf People (Perros señal para personas sordas) este tipo de perros, especialmente entrenados, mejoran el comportamiento y el rendimiento de los menores en la escuela.

James Cheung tiene 11 años y es el dueño de Kurt, un enorme labrador.

Kurt está entrenado para identificar y responder a los sonidos del hogar que un niño sordo no puede oír como el timbre de la puerta, un teléfono o alguna alarma. Kurt, además, ha demostrado ser mucho más que un perro que oye.

“Es un complemento maravilloso para nuestra familia”, comenta a la BBC Louise, la madre de James.

“No puedo recordar mi vida sin Kurt”, agrega.

Niños con más autoconfianza

A pesar de que Kurt lleva con ellos menos de un año, la mascota se ha convertido en un compañero cercano para James, quien es hijo único, y una presencia tranquilizadora en el hogar.

“James no podía dormir bien, tenía mucha ansiedad porque estaba siendo sometido a un tratamiento. Desde que Kurt duerme en su dormitorio, se siente mucho menos aislado cuando tiene que quitarse su audífono por la noche”, comenta la madre.

Su compañero canino también le ha ayudado a relacionarse mejor con la gente, algo que siempre había sido una dificultad para James por una discapacidad para hablar.

“James ahora vive loco por los perros, incluso sus profesores lo han notado. Investiga sobre ellos, habla de ellos. Es un interés que le ayuda a iniciar una conversación con la gente. Unos años antes hubiera evitado cualquier contacto con un perro. Ahora los adora”, detalla.

El estudio de Hearing Dogs for Deaf People examinó el impacto de los perros en las vidas de doce niños sordos y sus familias en el Reino Unido desde 2008.

La investigación encontró que los perros tienen un efecto positivo en una serie de áreas: les ayuda a los padres a captar la atención de sus hijos, que el momento de ir a la cama y dormir sea más fácil y que los menores tengan más autoconfianza.

En cuanto a las preocupaciones de los padres sobre la seguridad de sus hijos, éstas se redujeron de forma sustancial.

Michele Jennings, directora ejecutiva de la fundación, comenta a la BBC que todos los beneficios se deben a que “los niños se sienten más relajados”.

“Los padres, en general, se preocupan por los peligros en el hogar. En ese sentido entrenamos a los perros para que respondan a detectores de humo y adviertan al niño sobre ruidos de alarma, o sonidos como sirenas de ambulancias”.

Las familias involucradas en el estudio detallaron que los perros ayudaron a los niños a mantenerse alejados de lugares de riesgo como carreteras o impidieron, por ejemplo, que salieran de un parque público o de una zona de juegos.

La terapia también tuvo otros beneficios complementarios.

En los colegios los profesores notaron un mejor comportamiento de los niños mientras que los padres manifestaron una mayor armonía familiar.

Además, los niños estaban más dispuestos a usar un aparato auditivo que suele ser un complemento para mejorar su hablar y su desarrollo académico.

Y lo más importante: los perros se convirtieron en sus compañeros, y en muchos casos, en sus mejores amigos.

Un miembro más de la familia

Los perros también sirven para buscar al niño o para que los padres se comuniquen con él enviándole mensajes escritos en una pequeña bolsa.

La mayoría de los perros entrenados por la fundación son cocker spaniel, poodles, labradores y retrievers, razas que son obedientes, sociables y que pueden hacer frente a múltiples situaciones.

Los perros pasan por un proceso de socialización con humanos desde que son cachorros y, cuando tienen 10 u 11 meses de edad, inician el entrenamiento para desarrollar sus habilidades auditivas.

Luego le presentan al niño sordo. A partir de ese momento comienzan varios encuentros de familiarización.

En la actualidad hay 750 perros que acompañan a adultos sordos en el Reino Unido. A raíz del éxito que ha tenido la terapia, la fundación quiere entrenar más perros para trabajar con niños sordos.

Sin embargo, es un proceso costoso, el entrenamiento de cada perro cuesta unos US$ 71.000.

Los perros que participan en la terapia son retirados cuando cumplen 11 años de edad pero, por lo general, hay familias que quieren continuar con ellos.

“El vínculo entre la familia, el perro y el niño se vuelve muy fuerte. Al final se convierte en un miembro más del hogar”, señala Jennings.

EL CUIDADO DENTAL DE TU PERRO – TIPS y CONSEJOS

www.facebook.com/Mimascotasana

Cuidar los dientes de tu perro es muy importante para ayudar a mantener su salud. Mucha gente no se da cuenta de esto y simplemente deja que sus perros pasen toda la vida sin siquiera una simple inspección dental.

El cuidado de los dientes de tu perro debe empezar cuando aún es un cachorro. Esto te permitirá educarlo correctamente para permitir el cepillado y las inspecciones en la boca.

La falta de salud dental puede ocasionar muchos problemas en tu perro, incluyendo caries, infecciones generalizadas cuando una bacteria pasa al torrente sanguíneo o incluso la agresión causada por el dolor y la inflamación.

Por eso, muchos veterinarios recomiendan cepillar diariamente los dientes de tu perro. También es por eso que hoy en día existen varios productos para la higiene oral de los perros, tales como dentífricos especiales para perros, juguetes para limpiar los dientes y cepillos especiales para facilitar la limpieza.

Antes de empezar a cepillar los dientes de tu mascota, debes tener en cuenta que no debes usar productos para humanos, sino productos especiales para perros. Muchos productos elaborados para uso en humanos son dañinos para los perros, así que consulta con el veterinario antes de limpiar los dientes de tu perro. Nunca uses dentífrico para humanos, ya que puede ser dañino para tu perro.

EDUCAR A TU PERRO PARA LA INSPECCIÓN DE RUTINA Y EL CEPILLADO DENTAL

Tendrás que educar a tu perro para que permita la inspección rutinaria de su boca y el cepillado de sus dientes. De otra forma, te será imposible realizar estas actividades con frecuencia.

Para enseñarle a tu perro a dejarse revisar y cepillar los dientes, es mejor acostumbrarlo desde cachorro. Simplemente toca su boca con suavidad, sin sujetarla. Cuando él acepte esta manipulación tranquilamente, dale una recompensa de comida.

Poco a poco acostumbra a tu perro a aceptar que metas tus dedos en su boca, recompensándolo con un poquito de comida cada vez que te permita hacerlo. Cuando puedas hacer esto, puedes empezar a frotar sus dientes con un algodón empapado de dentífrico para perros. Estos dentífricos suelen tener un sabor agradable para los perros.

Poco a poco, tu perro aceptará mejor las manipulaciones en su boca. En ese punto, puedes empezar a usar un cepillo de dientes para perros. Asegúrate de usar uno blando y de no frotar demasiado. Quizás te resulte más útil un cepillo “de dedo”, que se puede fijar en tu dedo. De esta forma, será más una caricia que un cepillado.

Haz de esta actividad una rutina de cinco minutos cada día hasta que tu cachorro se haya acostumbrado a las inspecciones orales y al cepillado de dientes.

PRODUCTOS DE HIGIENE ORAL PARA PERROS

Existen muchos productos para mantener la salud dental de tu perro. Obviamente, los primeros a mencionar son los cepillos de dientes y los dentífricos para perros. Recuerda que no debes usar productos para humanos porque pueden ser dañinos para tu perro.

Otros productos de limpieza dental para perros, y que son más fáciles de usar, son los juguetes “limpiadores”. Éstos son juguetes masticables diseñados especialmente para limpiar los dientes de tu perro. Muchos de ellos vienen en forma de hueso, pero pueden venir en cualquier forma.

También existen otros juguetes, que vienen en forma de cuerdas y que ayudan a mantener la higiene dental de tu perro mediante juegos. Si compras estas cuerdas, no las dejes todo el tiempo con tu perro, ya que podría destrozarlas y tragarse los pedazos. Dáselas solamente cuando puedas supervisar a tu cachorro.

Antes de comprar cualquiera de estos productos de higiene canina, consulta con el veterinario. Él te podrá indicar cuáles son los mejores y más seguros para tu perro.

LIMPIEZA DENTAL EN EL CONSULTORIO VETERINARIO

Aún cuando mantengas en buen estado la salud dental de tu cachorro, llegará un momento en que necesite una limpieza dental. Esta limpieza es similar a la que realizan los dentistas a las personas, pero tu perro deberá estar anestesiado.

La anestesia para estos procedimientos es ligera y, con la tecnología actual, suele ser muy segura. De cualquier manera, es el veterinario quien debe aconsejarte al respecto.

Recuerda, habla con el veterinario para que te asesore mejor y limpie los dientes de tu perro.

                                                                   Imagen

FUENTE: http://www.deperros.org

Alternativas de alimentación para nuestros PERROS

Alternativas de alimentación para nuestros PERROS

http://www.facebook.com/Mimascotasana Que te vas a encontrar en Mi mascota sana: un espacio donde vamos a compartir diferentes temas que tienen que ver con tu perro como: alimentación sana, consejos y trucos relacionados con nutrición y cuidado, además de un espacio … Sigue leyendo