Diez frutas que el perro sí come

Manzanas y plátanos pueden formar parte de la dieta del can, dicen los expertos, mientras que otras frutas como uvas y pasas son peligrosas en grandes cantidades.

Imagen: Dog food dude

¿Perros que comen fruta? Cuando se trata de alimentar a un can no es habitual pensar en introducir manzanas, peras, naranjas u otros frutos en su dieta. Sin embargo, algunos de ellos son buenos para el can, porque aportan fibra y antioxidantes, señalan algunos expertos en nutrición canina. Este artículo explica los beneficios de ciertas frutas para el perrocómo ofrecérselas y las precauciones que hay que tener con algunas, como las uvas y pasas, que sí pueden ser peligrosas en grandes cantidades.

Perros que comen frutas

Peras, manzanas, plátanos, arándanos… Estos alimentos no solo pueden formar parte de la dieta humana.“Frutas como la manzana y la pera aportan grandes beneficios al perro“, señala el veterinario y dietista canino, Carlos Alberto Gutiérrez, autor del blog Nutricionista de perros.

Frutas como el plátano o los arándanos aportan antioxidantes y fibra al perro

Los beneficios que tienen algunas frutas para el can han sido también estudiados por Rick Woodford, autor del libro ‘Alimenta mejor a tu mejor amigo’ (‘Feed your best friend better’, Andrews MsMeel, 2012).

“Las comidas y piensos procesados para perros contienen el balance apropiado de proteínas, grasas, vitaminas y minerales que el animal necesita”, explica Woodford, que también escribe el blog Dog food dude. Sin embargo, añade Woodford, estos alimentos envasados para perros también contienen algunas carencias: “carecen de antioxidantes y otras vitaminas y sustancias que sí contienen los alimentos naturales como la fruta“. Estas sustancias presentes en la fruta, añade, son importantes para asegurar la salud del can a largo plazo. “Previenen enfermedades como el cáncer o las dolencias de corazón en el perro”, afirma.

Algunas frutas, además, son ricas en fibra, apunta Gutiérrez por su parte. “Aunque los perros no necesitan tomar mucha, ingerir pequeñas cantidades de fibra beneficia su sistema digestivo”, asegura.

Frutas que sí puede comer el perro

Antes de introducir cualquier fruta en la alimentación de un perro hay que consultar con el veterinario o nutricionista canino. No todas las frutas son buenas para el can: las hay algo peligrosas e, incluso, tóxicas para canes, como las uvas y las pasas, siempre que el animal las ingiera en grandes cantidades.

¿Qué frutas sí son beneficiosas? Woodford, que empezó a cocinar en casa para sus perros después de que a uno de ellos, Jackson, le diagnosticaran cáncer, recomienda el siguiente listado de “frutas saludables para canes”:

  • 1. Arándanos (son antioxidantes)

  • 2. Plátanos

  • 3. Manzanas

  • 4. Peras

  • 5. Mangos

  • 6. Papayas

  • 7. Melones

  • 8. Albaricoques

  • 9. Ciruelas

  • 10. Naranjas

Cuidado con las semillas y otras precauciones

La cantidad de fruta que el perro ingiera debe estar supervisada por el especialista. Esto es importante ya que no todos la aceptan. Algunos, incluso, pueden padecer alergias.

Y no debe sustituir a la dieta habitual del perro: se trata, en todo caso, de un complemento y en pequeñas cantidades.

¿Otras precauciones? “Todas deben estar libres de pipas y semillas antes de ofrecérselas al perro”, remacha el autor de ‘Alimentar mejor a tu mejor amigo ‘. Lo importante es lograr una dieta equilibrada para el perro, señala, por su parte, el veterinario Fausto Andrés. “Si el perro se alimenta con la cantidad de proteínas suficientes, se le puede ofrecer frutas sin problemas”, asegura

¿Cómo lograr que el perro coma fruta?

Introducir las frutas en la dieta del perro desde que es un cachorro es una de las claves para que el can acepte este alimento. “Cuando esto ocurre, es habitual que el perro las disfrute y se las coma solas, sin necesidad de tener que mezclarlas con otras viandas”, apunta Gutiérrez. Lo ideal, coincide Woodford, es “comenzar cuando son pequeños, con distintas frutas dentro de sus cuencos de comida”. Que un perro adulto no habituado acepte las frutas como parte de su dieta es algo más complicado. Para ello, Gutiérrez propone mezclarlas con otros alimentos, como sardinas enlatadas o pollo. 

Es mejor cortar la fruta en trozos, para que el perro muerda su carne

Woodford aporta otro consejo: cortar la fruta en trozos. “Muchas frutas están envueltas en una piel dura, que puede suponer una resistencia para el perro. Cortarlas en pedazos ayuda a que el can muerda la carne de la fruta y que no sea la piel lo primero que encuentre”.

La pauta, de nuevo, es no caer en el exceso. “La fruta no debe sustituir a la alimentación habitual, sino ser ofrecida como premios o regalos”, concluye Andrés.

Consejos para ofrecer frutas al perro

  • Hay frutas beneficiosas para el perro. Entre ellas, la manzana, los arándanos y el plátano.

  • Otras, como las uvas o las pasas pueden ser tóxicas para el can, si las ingiere en grandes cantidades: dañan sus riñones.

  • Algunos veterinarios recomiendan retirar las semillas de las frutas (manzanas, peras albaricoque, etc.) que se ofrezcan al perro: son perjudiciales e inflaman su aparato digestivo, en especial si son grandes.

  • Antes de introducir frutas en la dieta del perro hay que consultar con el veterinario o nutricionista canino: no todos los canes aceptan el mismo tipo de dieta.

  • Cualquier cambio en la alimentación del perro debe ser paulatino, y supervisado por un profesional: no se pueden descartar posibles alergias.

  • Las frutas no pueden sustituir la dieta habitual del can: se trata de un suplemento que debe ofrecerse en pequeñas cantidades.

  • Un cachorro que coma fruta la aceptará mejor cuando sea adulto.

  • Mezclar peras o manzanas con alimentos naturales y sabrosos, como el pollo, ayuda a que el perro acepte estos alimentos.

FUENTE: Consumer.es

Anuncios

La obesidad en los perros

El perro moderno tiene acceso a una mejor nutrición y servicios de salud. Él confía en que su dueño se las proporcionará, porque seamos sinceros – si se les da a elegir entre un contenedor de basura y un alimento para perros de alta calidad, probablemente se vaya con el contenedor de basura. Pero, a pesar de las muchas opciones de alimentación sana de hoy en día y del aumento de las opciones en la industria de la salud de las mascotas, la obesidad es un problema importante en estos animales.

Cómo saber si su perro tiene sobrepeso u obesidad. Un viejo método para la rápida determinación del peso de su perro es ver si puede sentir sus costillas. Si es así, entonces no hay problema, en caso contrario es hora empezar  con zanahorias y evitar  las golosinas. Para una comprobación visual más completa, busque estos factores en un perro obeso: sin cintura, estómago redondeado, grasa espesa que cubre las costillas y pliegues prominentes de la piel que se balancean al caminar. También puede seguir las siguientes pautas:

Peso ideal aproximado en algunas razas:

• Havanese, Border Terrier: 11 lbs.
• Beagle, Staffordshire Bull Terrier: 30 lbs.
• Collie, Samoyedo: 55 lbs.
• Staffordshire Terrier Americano, Boxer: 66 lbs.
• Irish Wolfhound, Pastor de Anatolia : 88 lbs.
• Mastín napolitano, Terranova: 122 lbs.

Causas de obesidad. La obesidad es la respuesta del cuerpo ante la energía conservada, en forma de grasa. En los perros se presenta por una correlación entre factores genéticos, de ejercicios, administración de alimentos y estrés. ¿Qué quiere decir esto? Bueno, para acabar con la obesidad, hay que tener en cuenta:

Comida: Limitar y escoger adecuadamente lo que come el perro.  Así se le estará dando el tratamiento calórico que verdaderamente necesita.

Nivel de actividad: Nuestra sociedad se ha alejado de los campos de arado para arar a través de las papas fritas mientras se está sentado en el sofá. Hacer ejercicios es una buena idea. Una caminata de una milla todos los días o una carrera rápida a la vuelta a la manzana puede ser provechoso para su perro.

Enfermedades: La obesidad canina puede exacerbar enfermedades  tales como hipotiroidismo, enfermedad de Cushing, cáncer de páncreas y trastornos hipofisarios.

Reproducción: Alimentar a un perro esterilizado con una cantidad promedio de comida puede causar obesidad. Estos necesitan aproximadamente 1/4 menos que los promedio.

Raza: Algunas razas son más propensas a tener sobrepeso u obesidad. Estas incluyen a: El Labrador Retriever, el Cocker Spaniel, Beagle y Basset Hounds.

Riesgos para la salud en perros con sobrepeso u obesidad. Los perros obesos tienen un mayor riesgo de complicaciones en la cirugía y con lesiones. Los problemas en los pulmones, el hígado, el corazón, los riñones y las articulaciones pueden ser más acentuados. También pueden causar problemas respiratorios, accidentes cerebrovasculares, el sobrecalentamiento, diabetes, y en general acortar y disminuir la calidad de vida del perro.

Cómo lograr la pérdida de peso. Usted puede vencer la obesidad canina utilizando parte de la información a continuación se ofrece. Sin embargo, antes de cualquier cambio en la dieta o estilo de vida, usted debe consultar con su veterinario.

Comida: Alimente a su perro dos o tres veces al día. Pregunte a su veterinario sobre la cantidad; pero, en general, un perro necesita 35 calorías diarias por libra para mantenerse en su peso ideal. Evite los alimentos de control de peso, ya que tienden a ser altos en carbohidratos y bajos en proteínas. Trate con pequeños trozos de pollo cocinados en el microondas, zanahorias, apio, un poco de mantequilla de maní o un trozo pequeño de queso bajo en grasa.

Nivel de Actividad: En promedio, un perro necesita entre 30 minutos y una hora de ejercicio al día. Esto no quiere decir que tengas que correr cinco millas con él. Además de paseos, los parques para perros proporcionan un buen ejercicio, al igual que lanzar una pelota en el patio trasero. Recuerde que debe comenzar lentamente y aumentar gradualmente.

Salud: Su veterinario puede determinar si alguna enfermedad está causando o contribuyendo a la obesidad de su perro. También se puede prescribir un medicamento que suprima el apetito del canino y bloquee la absorción de grasa.

La Buena Noticia. Aunque la obesidad es un problema importante en los perros, la buena noticia es se puede tratar. Debe hacerse lentamente (la pérdida de peso del animal doméstico no debe exceder de 1 a 1-1/2 libras por semana) y con la supervisión de su veterinario. Es también una oportunidad para pasar más tiempo prodigando atención a su perro para este no vaya al contenedor de la esquina.

FUENTE: www.perrospedia.com

ImageFotografía: pinterest.com